12/07/2017

Alimentarse bien


Las alubias verdes están muy relacionadas con una buena salud. La conocida judía verde (Phaseolus vulgaris), llamada también habichuela, ejote o vagem resulta ser un excelente fijador del nitrógeno.

A pesar de encontrarse en el aire que respiramos, el 80% del nitrógeno que obtenemos los seres humanos es a través de los alimentos que ingerimos.

La alubia verde es muy digestiva y escasa de calorías. Favorece la asimilación de otros grupos nutritivos por lo que se recomienda su ingesta desde temprana edad con el fin de favorecer un crecimiento alejado de los problemas de obesidad.

             

Está indicada en la dieta de personas diabéticas. También para quienes desean bajar de peso o icluso para aquellos que tienen estómago delicado.

En dietas por probleas hepáticos, contribuye en la síntesis proteica y eliminación de grasas.

Puede consumirse en forma de caldo o consomé junto con otras verduras de temporada y una cucharilla de miso. Como plato del medio día, se puede servir con zanahoria, cebolla y mijo ó quinoa. Por la noche, puede consumirse cocida como ensalada fría, unida con pasta, champiñones, mahonesa de soja o un aliño clásico de aceite, vinagre de sidra y sal de hierbas.

Durante la temporada, puede consumirse cuatro veces por semana. No sólo alimenta, sino que también depura el organismo de toxinas y sustancias residuales.

             

Volver al listado