06/02/2019

El compost


#NaturPropósitos


Muchos de los transportes públicos que a diario circulan por nuestras ciudades, se mueven con energías limpias.
Cada día son más los países que buscan independencia y eficiencia energética.
Se amplían constantemente las plantas de transformación de residuos propios de la actividad humana, como son las basuras, la poda de árboles y los restos orgánicos.
Con éstos se puede elaborar un BIOGAS capaz de mover vehículos de gran porte. Algunas empresas han comenzado a incorporar pequeñas plantas de producción de energía y calor con subproductos de su propia actividad.
Empresas destinadas a la transformación del aceite emplean el hueso de la aceituna como materia prima combustible con el fin de proporcionar energía destinada a su propia actividad.


Las industrias que transforman frutos secos, aprovechas las cascaras de las nueces, almendras y avellanas resultantes de su actividad para generar energía del mismo modo que lo hacen con los huesos de aceitunas.

Naturis Herbal y el compost
Nosotros, en Naturis Herbal, aprovechamos los restos orgánicos para elaborar compost, el cual servirá de alimento para nuestras futuras plantas.


¿Te gustaría elaborar tu propio compost?
Un buen compost debe integrar un adecuado equilibrio entre los distintos materiales que lo componen.

Existe una proporción óptima para las cantidades de materia orgánica ricas en nitrógeno (hojas verdes) y la de materia orgánica rica en celulosa –carbono- (paja y vegetales leñosos), resultando de igual importancia la humedad de los materiales empleados y la del montón en sí mismo.

Materiales con mucha humedad – césped recién cortado o restos de cosechas (lechuga, coles, etc.) que no se dejan marchitar previamente-, así como un compost excesivamente húmedo o que retenga el agua, tenderán a pudrirse y producir fermentaciones anaeróbicas que serán negativas para las raíces de las plantas en donde empleemos ese compost.


Un exceso de materiales secos (paja, hojas secas, etc.), así como la falta de humedad en el compost, impedirá el trabajo de las bacterias y demás microorganismos vitales en el proceso de fermentación y descomposición del mismo.
Para la elaboración el compost podemos emplear casi cualquier material orgánico: estiércol de distintas procedencias, restos de cosechas, malas hierbas, restos orgánicos de la casa, las siegas de césped, las hojas caídas de los árboles, y si disponemos de trituradora, son un buen recurso para triturar los restos de poda y así echarlos al compostero.

Podemos añadir polvo de rocas para enmendar las posibles carencias que sufra la tierra de la finca: fosfatos naturales, rocas calcáreas (dolomita). También hay quien añade cenizas a la tierra, por ser estas ricas en potasio, pero lo haremos siempre en pequeñas cantidades.
Si añadimos de vez en cuando unas paladas de tierra arcillosa fértil del huerto, aportaremos las bacterias y micorrizas específicas de las plantas hortícolas y la moléculas de humus y carbono se unirán a la arcilla, formando los fértiles complejos “arcillo-húmicos”.

La incorporación de estiércol fresco al montón de compost le aportara el nitrógeno necesario para activas la vida bacteriana y, sobre todo, lo enriquece con bacterias que aceleran el arranque de la fermentación.


Los pasos por seguir para hacer un buen compost son los siguientes;
o En primer lugar, aportar la materia orgánica.
o Encima de la primera capa colocaremos materia orgánica rica en celulosa (paja, restos de hierba, madera triturada)
o En la tercera capa pondremos tierra proveniente del propio terreno.
o Por último, regar encima para mantener la humedad y permitir la fermentación.
o No dejar que el compost suba de 70 °C, ya que en este caso se realizará una fermentación anaeróbica que dificultará la descomposición de la materia orgánica y el tiempo de transformación a compost se alargará.
o Cada 2 o 3 meses es aconsejable voltear todo el compost (oxigenar).

No cabe duda que donde hay sol existe energía, donde hay agua también, el viento es una fuente indiscutible y si seguimos sumando posibilidades, veremos que nuestro planeta Tierra nos lo ofrece todo.

Volver al listado