16/02/2018

Espino blanco, un gran amigo para afecciones del corazón


Por Daniel Vicente, Gestor Agroforestal de SADIE,S.L.


En los cultivos de NATURIS HERBAL no solo se crían plantas producidas por nosotros, sino que también se aprovecha las que salen de forma silvestre en el terreno para aumentar la variabilidad genética de las futuras plantas.

Se sigue un modelo agroforestal ya que no solamente participa el agricultor si no que los seres que pertenecen al estado silvestre participan de forma natural en este proceso completando sus ciclos vitales.

Los árboles en los cultivos son grandes aliados cuando se quieren cultivar plantas en ecológico y se quiere hacer un buen uso y aprovechamiento, ya que éstos atraen a los aves y otras especies que participan en la sinergía del terreno que se quiere gestionar. Las aves son las distribuidoras de semillas por excelencia, se alimentan de frutos y bayas que esparcen por todo el territorio donde se mueven, permitiendo ampliar a algunas especies vegetales su superficie de distribución.

En Naturis Herbal nos hemos beneficiado de esta capacidad que tienen las aves teniendo árboles entre los cultivos, cuando estas se posan sobre alguno de nuestros árboles, defecan y la semilla cae al suelo dando lugar a una nueva planta traída de unos cuantos kilómetros de distancia aumentando esa variabilidad genética.

Nos interesa que haya variabilidad genética porque cuando hay más, las especies se adaptan mejor al medio y luchan con más efectividad contra plagas y enfermedades que puedan atacarles, son  todo ventajas.

La práctica agroforestal que hemos utilizado para introducir a nuestros cultivos el ESPINO BLANCO (Crataegus monogyna) es el siguiente;

  1. Colocación de marcadores en los especímenes silvestres. Para localizarlos a simple vista  es mejor marcarlos si el terreno es grande y la distribución de los mismo amplia y facilitar el trabajo de localización.

   2.Trasplantar los ejemplares silvestres (finales de otoño, principios de invierno),  y colocarlos en filas para facilitar su futura recolección.

 

   3.Colocación de alambre de un extremo a otro de la fila de espinos, para ayudar al crecimiento vertical. Esto ayudará a optimizar el espacio y facilitar las diferentes actuaciones.

   4.Poda de formación. Se realiza una pequeña poda de las ramas más bajas de los espinos para que la fuerza valla a la parte  alta y favorezcamos el desarrollo de los nuevos brotes.

 

   5.Se riegan muy bien los espinos para facilitar la adaptación radicular. Adaptación al terreno.

   6.Colocación de mulching (madera triturada) en la base de los plantones para disminuir las posibles pérdidas hídricas por evaporación y evitar el desarrollo de posibles hierbas adventicias que puedan competir con los espinos.

 

 

 

Las partes que se recolectarían del espino blanco, son; las flores y las hojas. Tienen grandes propiedades de las que podemos hacer uso, provoca la apertura de las arterias permitiendo una mejor oxigenación de todo el cuerpo, teniendo una ligera reducción de la frecuencia cardiaca y potenciando la fuerza de los latidos. Favorece el sistema circulatorio previniendo y combatiendo enfermedades cardiovasculares, es el gran amigo del corazón.

Una vez tenemos nuestros espinos ya preparados solo queda esperar a la primavera para verlos florecer y disfrutar de sus hojas y flores blanquecinas.

Volver al listado