08/03/2018

El orfanato y la granja de spirulina


8 de Marzo, un pequeño homenaje a las mujeres de este planeta


Hemos tenido pocas oportunidades a lo largo de la historia de expresar nuestra palabra, de escribir sobre nosotras mismas, de relatar itinerarios personales, proyectos, logros y conquistas. Pero ya no, hemos juntado fuerzas y estamos caminando hacia la igualdad, hacia lo justo, hacia el respeto entre los SERES HUMANOS.

Hoy os traigo un pequeño relato de mujeres valientes que hacen historia.  

Hace aproximadamente un mes hice un viaje a Burkina Faso, donde el principal cometido fue asesorar un Laboratorio de Medicina Tradicional Africana. En el transcurso del asesoramiento, algo me llamó la atención: la spirulina que utilizaban en el laboratorio provenía de un orfanato. ¡¿Cómo?!  

Siguiendo las normas de auditoría y control de calidad, lo primero que tenía que hacer era comprobar la calidad de los materiales y que los mismos cumplieran con unos estándares de salubridad. Por ello, decidí visitar “la fábrica de spirulina”.

Cuando llegué al lugar, me encontré con un cartel que ponía “Fermes Spiruline du Burkina Faso - Orphelinat Sainte Thérèse de Loumbila” (Granjas Spirulina de Burkina Faso- Orfanato Santa Teresa de Loumbila). Me recibió “Teresita”

Tras hacer una visita por las instalaciones y recoger muestras, llegó el momento de la gran pregunta: ¿qué hacía una fábrica de spirulina en un orfanato?

Teresita, con una gran sonrisa, me explicó que todo empezó por un pequeño colegio que dio paso a un orfanato. Vieron que eran muchos los niños que se quedaban desamparados tras sufrir la perdida de sus padres o ser abandonados. En un país donde la pobreza abunda, muchos de ellos llegaban desnutridos y con diversos problemas asociados. Decidieron entonces poner solución con algo que ellas mismas pudieran gestionar: cultivos de spirulina. Esta spirulina la añaden a los purés de los niños e incluso como saborizante en diversos platos. Desde que empezaron con el proyecto, los niños están recuperados y ya no ha habido más casos de malnutrición y enfermedades en el orfanato. Crecen sanos y fuertes.

Producen una tonelada anual, de la cual sobran 100 kilos que son vendidos al laboratorio que estaba asesorando.

La spirulina es un gran alimento que proporciona proteínas, vitaminas del grupo B completo, vitamina A, vitamina E, calcio, manganeso, hierro, fósforo, magnesio, potasio y zinc en cantidades significativas.

ESTAS MUJERES SON UN GRAN EJEMPLO. SON EL PRESENTE Y EL FUTURO. Un logro en un país que está más bien lejos de la igualdad. Mujeres con un corazón de oro que han conseguido construir una villa que alberga dos pabellones escolares (infantil y primaria), una pequeña iglesia, una gran casa de acogida para niños huérfanos, una pequeña casa para ellas, un pequeño restaurante-pizzeria para autoabastecerse y una FABRICA DE SPIRULINA.

 

Texto: Liliana Schindler

 

 

Volver al listado