09/07/2019

La granada


y sus estudios científicos


¿Conoces las propiedades de la Granada? 
Por esta época del año estos frutos empiezan a desarrollarse y hacia Septiembre ya se podrán ir recogiendo hasta Enero. Resulta que es una fruta que se consume poco en comparación con otras frutas, sin embargo es muy estudiada por la ciencia. 
Es por ello que hemos decidido hacer un resumen de los beneficios de esta fruta, a ver si os animáis a consumirla más a menudo!

La granada procede de la Antigua Persia y ya era conocida varios siglos antes de Cristo por las antiguas civilizaciones. Los egipcios la utilizaban como fruta, medicina e incluso para curtir y teñir cueros. Para el pueblo judío, era símbolo de la concordia y aparece mencionada varias veces en la Biblia. Igualmente era apreciada por griegos y romanos y ocupaba un lugar destacado en la mitología griega y en la gastronomía y cultura de ambos pueblos, siendo considerada por los romanos, símbolo del amor y la fecundidad.

Fueron los árabes quienes más difundieron su cultivo y supieron apreciar sus virtudes gastronómicas y medicinales. Ellos fueron quienes introdujeron la granada en España y era tal la fascinación que sentían por ella que pusieron su nombre a una ciudad del antiguo reino andalusí, la ciudad de Granada.

                                                  

Hablemos de la fruta…
•    La Granada es una fuente importantísima de compuestos bioactivos como polifenoles, flavonoides, elagitaninos, proantocianidinas, entre otros. Estos compuestos son los encargados del color rojo de la pulpa.

 •    También contiene vitamina C, vitamina K y folatos, así como minerales, principalmente potasio, calcio, fósforo, magnesio y sodio.

•    De sus semillas se puede obtener aceite con un alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6, principalmente ácido linoleico y ácido linolénico.

Y todo esto, ¿qué nos aporta?

A continuación os ponemos las conclusiones de los estudios más destacados:

1. El zumo obtenido de esta fruta ha demostrado una fuerte actividad antioxidante, mucho mayor que la de otros productos vegetales ricos en antioxidantes como el vino tinto, zumos de frutos rojos, cítricos o incluso el té.  Esta actividad se ha demostrado en numerosas pruebas in vitro (TEAC, ORAC, DPPH, FRAP y peroxidación lipídica).

2. Los polifenoles del zumo de granada inhiben la oxidación de las lipoproteínas de bajo peso molecular (LDL), el famoso “colesterol malo”. Esto quiere decir que, como consecuencia de esta inhibición de la oxidación, “el colesterol malo” no se deposita en las paredes de las arterias.
En pacientes hipercolesterolémicos tratados con simvastatina, el consumo durante 30 días de un extracto de granada equivalente a un vaso de zumo de granada produjo una disminución de la aterogenicidad (obstrucción de las arterias).

3. Distintos ensayos preclínicos en los que se han utilizado diferentes partes del fruto, han puesto de manifiesto su actividad antiinflamatoria actuando sobre diversos mediadores pro-inflamatorios. 

4. El fruto del granado, en especial la semilla, presenta efectos beneficiosos en la diabetes tipo 2, debido en parte a sus propiedades antioxidantes así como a su actuación sobre factores de transcripción implicados en el metabolismo de la glucosa. Disminuyen la glucemia en ayunas y mejoran la resistencia a la insulina.

5. Diversos ensayos in vitro, in vivo y clínicos ponen de manifiesto el potencial interés de la granada en la prevención y el tratamiento de los cánceres de mama, próstata, pulmón, colon, piel e hígado.
Entre los tipos de cáncer más estudiados figura el de próstata, en el que se ha constatado que el fruto del granado tiene un efecto citotóxico sobre las células cancerosas, induciendo su apoptosis. 
También se ha demostrado que algunos componentes presentes en el fruto (luteolina, ácido elágico y ácido punícico), individualmente o en combinación, actúan inhibiendo la metástasis del cáncer de próstata. 
Respecto al cáncer de mama, se ha puesto de manifiesto el efecto beneficioso de extractos del fruto al actuar como bloqueantes de los receptores estrogénicos, además de inhibir las enzimas 17-β-hidroxiesteroide deshidrogenasa y aromatasa, implicadas en la síntesis de estrógenos.
Por otro lado, se ha demostrado que el fruto del granado protege los fibroblastos de piel humana de la radiación ultravioleta.

6. En un estudio en fase II del tratamiento de pacientes con cáncer de próstata en los que el tratamiento con cirugía o radioterapia había fracasado, se estudió el efecto del consumo diario del zumo de granada sobre el nivel del antígeno específico de próstata (PSA). El principal resultado de este estudio concluía que el tiempo necesario para doblar el nivel de PSA sérico se prolongaba de 15 a 54 meses. En el mismo estudio se constató que el suero de los pacientes tratados con zumo de granada producía un descenso de 12% en la proliferación de una línea celular de cáncer de próstata y aumentaba un 17% la apoptosis (muerte celular).
Dosificación según el estudio en fase II del zumo de granada en el control del aumento del PSA: 250 mL diarios equivalentes a 570 mg de polifenoles equivalentes a ácido gálico.

7. En un ensayo clínico realizado en atletas, el consumo de zumo de granada durante 21 días produjo una disminución significativa de marcadores de estrés oxidativo. 

8. También se ha observado que produce disminución de la presión arterial en humanos. En un estudio en pacientes hipertensos que consumieron durante 2 semanas zumo de granada se observó una reducción de la presión sistólica que se ha relacionado con una reducción significativa, del 36%, de la actividad de la enzima convertidora de angiotensina sérica.

9. Además de la fruta, también se ha estudiado la raíz del árbol que la produce, el Granado.La corteza de la raíz contiene sales minerales, principalmente oxalato cálcico y abundantes taninos. 
Antiguamente se utilizó el cocimiento de la corteza de raíz como tenífugo, acompañado de un purgante para provocar la expulsión de la tenia. Actualmente ha quedado en desuso esta aplicación en terapéutica humana, empleándose únicamente en veterinaria.

 

Esperamos que os haya gustado descubrir las propiedades de este maravilloso fruto. 
Aconsejamos que aprovechéis la temporada de la Granada que va desde Septiembre a Enero aproximadamente para incorporar este fruto a vuestra dieta: sobre ensaladas, en salsas, macerado en miel para endulzar yogures, en macedonias de frutas variadas, etc.
Cuando pase la temporada y no haya granadas en el supermercado, siempre podréis recurrir a sus zumos ya preparados. (Intentad que sean 100% natural proveniente de la fruta). También se pueden encontrar jugos concentrados.

 

Volver al listado